¿Porque necesitamos: Un nuevo BioShock?

Corría el año 2007 y estábamos en un mundo (hablando del mundo de los videojuegos claro está) que ya estaba íntimamente familiarizado con ese conceptos de los shooters en primera persona, los juegos de rol y los survival horror, aunque este último concepto con el paso de los años había ido en cierta decadencia, después de todo, las franquicias que hicieron celebre ese concepto, Resident Evil de Capcom y Silent Hill de Konami estaban lejos de mantener los aspectos clásicos del Survival Horror, pero eso daría para otro tema.

Retomando, en agosto de eso año (2007) los chicos de 2k demostraron que se podían combinar los tres conceptos antes señalados. Los resultados de su experimento, no fueron nada menos que algo espectacular; BioShock.

nuevo BioShock

En el BioShock original iniciábamos con un desplome de nuestro transporte cayendo en medio del mar y con nuestro protagonista buscando refugio en una extensa y extraña metrópolis subterránea secreta, a esta altura mítica llamada Rapture.

Quienes disfrutamos de Bioshock le recordamos como una larga y apasionante batalla por la supervivencia en un mundo que fue lentamente desgarrado.

Con una jugabilidad basada en la moralidad humana, las armas y diversos poderes se generó la ecuación que fue conocida como BioShock. Como extra, encontramos personajes icónicos como Andrew Ryan o Atlas. Si hablamos de Bioshock, es hablar de ese título que aún sigue siendo uno de los juegos más inmersivos que jamás han sido lanzados.

¿Porque necesitamos un nuevo BioShock?

Para repetir lo que sucedió con la secuelas de la serie. Mientras que BioShock 2, un título no desarrollado por el estudio tras el original BioShock fue considerado una gran obra, BioShock Infinite de la mano de Irrational Games fue alabado por la crítica como uno de los mejores juegos de la pasada generación, de hecho para múltiples medios, en donde nos incluimos, fue el mejor título lanzado en el 2013.

La gran hazaña de BioShock como universo y saga, es que logro generar una gran inmersión en la narrativa siendo un Shooter en primera persona, el cual puede no contar con una jugabilidad complicada, de hecho, en Bishock Inifinite era bastante dinámica, pero a la vez de simple. La saga logro encontrar un gran equilibrio entre la acción y una narración más que atractiva.

Los problemas

Mientras que nos fascinaría ver un nuevo BioShock, o incluso un remake (no confundir con una remasterización) el principal problema, es que el estudio tras las grandes entregas Irrational Games, cerró sus puertas. Mientras que el nombre de la franquicia sigue perteneciendo a 2K, por lo que pueden sacar nuevos títulos, lo que podríamos esperar sería algo similar a lo sucedido en BioShock 2, en vez de las obras magistrales que fueron el BioShock original y BioShock Infinite.

Otro problema, es que BioShock no es considerada como una franquicia comercialmente atractiva. Que nos dice esto, a pesar de que son grandes obras, no venden al nivel que lo hacen otros títulos muchos más simples y que encuentran un público muy casual que se decanta por un trabajo de marketing por sobre lo que entregue un juego. Aunque este punto (Marketing) puede ser mejorado por un gran distribuidor como 2K, mientras no vean la posibilidad de explotar el nombre de algo, es difícil que se confirme una nueva entrega de este universo.

Mientras que hay quienes prefieren mantener una obra de la gran calidad que tiene BioShock en sus tres entregas intactas, y no sobreexplotar el nombre como han sido otros casos como Assassin’s Creed o Call of Duty que se transformaron en saga anuales, pensamos de que es tiempo de comenzar el desarrollo de un nuevo título para una franquicia hermosa dentro de su contexto, además de que inicie su desarrollo no quiere decir que llegue inmediatamente. Conclusión deseamos ver algo del universo BioShock que recibió su última entrega hace dos años, principalmente por todo lo que se puede generar dentro de las nuevas tecnologías en el mundo de los videojuegos. Si el arte en BioShock ya era hermoso, ahora puede ser espectacularmente hermoso.

Reply