Articulo: La falta de títulos en nueva generación

La nueva generación de consolas, entiéndase más en específico tanto PlayStation 4 de la mano de Sony, y Xbox One de la mano de Microsoft ya es una realidad, al menos en el papel, y cuando la curva de la carretera nos dice que llevamos cerca de un año con las consolas lanzada, la cantidad de títulos que son exclusivos de cada plataforma lamentablemente se pueden contar con los dedos de la mano.

Títulos de nueva generación

Pero este es un tema que ha dado para mucho, por ejemplo en este mismo sitio se publicaba una nota tratando de analizar los meses que están por venir, nota denominada como “Una sequía de títulos ¿Es algo lógico?” pero nosotros no somos los únicos, y nombres tan importantes como Shuhei Yoshida ejecutivo de Sony, comentaba estar un “poco nervioso” en relación a las unidades adicionales de consolas que se están vendiendo a pesar de la falta de títulos, era como decir a los inversionistas que en Sony

PlayStation 4 vs Xbox One juegos

“no entienden completamente lo que está pasando”

Bueno amigos de Sony, y más en específico a los amigos de PlayStationLo que está pasando” es todo los que hemos comprado en la próxima generación con una anticipación ferviente, es debido gracias a la expectación que se tienen por una lista de títulos programados recién para el próximo años. Ya que los únicos títulos que tiene algún mérito en el horizonte de fin de año son Far Cry, Destiny y más de Call of Duty y FIFA, así que si no te gustan los shooters en primera persona o los deportes, de seguro no estas de suerte.

Mientras Xbox One tenía inicialmente como gran estandarte Ryse: Sons of Rome, un juego que tiene una estética hermosa, no obstante, fue una completa decepción con un combate repetitivo y la sensación forzada de tener que usar Kinect de forma innecesaria. Entonces vino la esperanza para la consola, Titanfall, que parecía ser la salvación para el catálogo de la consola, sin embargo a pesar de lo mucho que nos gusta el título, todavía se sentía como una llama a que había mucho trabajo por hacer. De hecho una de las principales críticas en nuestro análisis a Titanfall era la falta de recursos, variedad o contenidos. Todos ellos reservados para ser comprados posteriormente por DLC.

Por el lado de Sony, los abanderados iniciales fueron Killzone: Shadow Fall y Knack, títulos que realmente no se consideración como exclusivos reales de peso, Killzone quedo bajo la lupa que parecía mas una demo técnica de lo que podía hacer la consola, por sobre un buen juego, y Knack trato de ser un título plataformero para un público más joven que no termino de enganchar o convencer a la audiencia.

Posteriormente llego Infamous: Second Son, un título bueno, pero no el gran golpe en temas de calidad que aún seguimos esperando.

Luego está Watch Dogs; el juego que todos esperábamos justificara la compra de nuevas consolas, en lugar de eso, fue un título bastante predecible y que fracaso en un modo muy espectacular, y todo lo que ha sido nueva generación ha ido un poco hacia abajo desde entonces.

Las conclusiones de este año que aún no termina podrían ser muy simple, en temas de nueva generación puede haber sido un buen año para las empresas, pero para el consumidor ha sido bastante decepcionante, y hasta ahora, se sigue sin justificar el tener consolas de nueva generación.

Reply